Terapia Asistida con Perros

Esta intervención terapéutica dirigida por profesionales en psicología con formación apropiada proporciona beneficios físicos, sociales, emocionales y cognitivos mediante la utilización del perro  como co – terapeuta y parte integrante del proceso de tratamiento en una participación directa y con objetivos prediseñados con una gran variedad de entornos, de manera individual o en grupo aumentando la autoestima, disminuyendo los comportamientos derivados de trastornos en habilidades sociales y adaptativas, facilitando la comunicación tanto verbal como no verbal, mejorando habilidades motoras, incremento de relaciones afectivas  y algo muy importante, explorando una nueva área de aprendizaje en referencia a responsabilidades como los cuidados del perro, sus juegos y sus adiestramientos.